entradilla

viernes, 29 de agosto de 2014

Antoñita (nanorrelato)

Tenía los ojos azules de tanto mirar el mar, hasta que una tarde el ocaso se reflejó en su mirada.



(a mi madre)

6 comentarios:

  1. Tienes esa cualidad que pocos tienen, sabes expresarte, pero dando un par de pasos más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo fama de enrrollarme mucho, por lo que la inspiración me regale un microrrelato y me permita contar una vida, la de la abuela Antonia, en un frase me hace sentirme afortunado.

      Gracias.

      Eliminar
  2. Jesús, no te servirá de consuelo, pero decirte que yo también soy de enrollarme. Muy bonita la frase, vuestra madre tenía una mirada preciosa en todos los sentidos.
    Pedro Chamorro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, por aparecer otra vez por aquí y por todo lo demás.

      Eliminar
  3. Microrrelato en namonimiedades, cuñado te estas superando. Enhorabuena por haber heredado la mirada azul, limpia y transparente, que quiere seguir aprendiendo y absorbiendo cada día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luije. Ojalá fuese como dices.

      Eliminar

Tus comentarios siempre serán correspondidos.